Feliz día del ¡NO!

En un mundo globalizado donde las cosas suceden porque grandes intereses así lo desean, el ejemplo de como la economía aplastó a Grecia nos llega como un deprimente recordatorio de que no estamos en capacidad individual de decidir nuestro destino. Sin embargo, esto ya había sucedido en el pasado pero con la fuerza de las armas. En los turbulentos años de la Segunda Guerra Mundial, con una Alemania que arrollaba Europa y una Italia que veía con envidia como su mayor aliado equalitario se había transformado en una potencia por su cuenta. Esto porque el Reino Italiano no tenía la capacidad para igualar la maquinaria nazi ni ofrecer las protecciones que ellos así podían entregar.



Conforme el bloque de países orientales que colindaban con la Unión Soviética se pasaban al bando Nazi, Italia perdía poder en el ámbito Europeo. Así que corroído por la envidia, el dictador Benito Mussolini decidió hacer una muestra de fuerza con el único estado Europeo semi-independiente que se encontraba a su alcance, Grecia. Su primer ministro, Ioannis Metaxas, era un ex-militar admirador de los gobiernos fuertes que había modelado a los helenos de acuerdo a la admiración que sentía por el dictador de la bota. No solamente esto, Grecia se encontraba bajo la esfera de influencia Nazi. Pero a Mussolini no le importó esto, el quería la gloria de una conquista, así que mientras sus fuerzas avanzaban en África del Norte este se preparó para una toma de poder en Grecia.



Tal como los formalismos lo indican, a las 3:00 am. del 28 de octubre de 1940, el embajador de Italia en Grecia Emanuele Grazzi entregó un ultimátum formal al Primer Ministro Metaxas, en donde Italia solicitaba la ocupación de "diferentes puntos de interés militar" en el país en las próximas 24 horas o serían ocupados por la fuerza. Con tan vaga misiva resultaba obvio la toma de poder, así que Metaxas respondió "Alors c'est la guerre" (Entonces será la guerra). Sin embargo, el pueblo griego al enterarse de hecho en la mañana salió masivamente a las calles y gritó a voz viva ¡Ohi! (¡No!)

Grecia gozó las mieles del triunfo los siguientes meses de la Guerra Greco-Italiana, para luego ser ocupada por la bota nazi durante cuatro años. Sin embargo, al igual que con el 5 de mayo, el 28 de octubre se transformó en una fecha de celebración popular, porque en ese día el pequeño país heleno dijo que no iba a permitir que su soberanía fuese arrollada de forma tan descarada. Esperemos que en algún momento podamos también decir no a las injusticias que nos rodean. Mientras tanto, en honor al 75 aniversario de este evento, feliz día del ¡NO! para todos.

Compartir en Tumblr
ESCRITO POR Carlos Molina

Vivo con la inquietud de darle sustento y contenido a los mundos que hay en mi cabeza y plasmar la vida de tantos personajes que habitan en mi imaginación. De ahi que, esta urgencia creadora se confabuló con mi pasión por la Ciencia Ficción para esclavizarme felizmente hasta completar mi primera saga literaria, "La Guerra del Borde Interno".

0 comentarios:

Publicar un comentario